Cuando la piel está irritada se produce una importante incomodidad. Las irritaciones de la piel se manifiestan habitualmente con enrojecimiento, inflamación, picor, o ardor; aunque puede aparecer también sequedad y sarpullido. Si existe picazón debes de tener mucho cuidado de no rascarte para no entrar en el círculo vicioso picor – rascado – más irritación – más picor.

Para tratar una piel irritada lo más importante es que el producto que utilicemos aporte a la piel algún activo calmante, como la alantoína, el aloe vera o el extracto de camomila (manzanilla), etc., que proporcione alivio y confort a la piel irritada.

PRODUCTOS